Hoy es: Jueves, 24 de Julio de 2014
inicio

  Xcambó: codiciado puerto

del clásico maya


 

Kanbau. Pectoral de concha, Xcambó, Yucatán
Kanbau. Pectoral de concha, Xcambó, Yucatán

El sitio arqueológico de Xcambó, cuyo nombre significa cocodrilo celestial o lugar donde se realizan trueques, se encuentra ubicado al sur de la carretera costera Uaymitún- Telchac.

    Xcambó había sido estratégicamente establecido muy cerca de la costa norte de la península, en un Petén rodeado casi completamente por ciénaga, en donde los recursos naturales indispensables para la sobrevivencia estaban disponibles: agua potable, productos alimenticios y la materia prima para la construcción de las viviendas.

 

Descripción el sitio

Xcambó abarca un área de 700 m este- oeste y 150 m norte - sur, cubriendo enteramente el altillo natural por medio de la construcción de una plaza principal y una plaza más pequeña, rodeadas ambas por las viviendas de los gobernantes y las del resto de la población. El sitio estuvo a unido a otros tres - Xtampú, Dzemul y Misnay- a través de caminos prehispánicos conocidos como sak be'oob.

    La plaza central estuvo conformada por 11 edificios que ostentan el mayor volumen, el mejor labrado de la piedra y un arreglo particular de las construcciones que los hacen sobresalir entre los demás (fotos 1 y 2).

Foto 1- Vista panorámica del lado norte de la Plaza Principal de Xcambó

Foto 1- Vista panorámica del lado norte de la Plaza Principal de Xcambó

    La plaza central estuvo conformada por 11 edificios que ostentan el mayor volumen, el mejor labrado de la piedra y un arreglo particular de las construcciones que los hacen sobresalir entre los demás (fotos 1 y 2).

Foto 2- Estructuras en la plaza principal de Xcambó

Foto 2- Estructuras en la plaza principal de Xcambó

    Hacia el oriente de la plaza principal, a una distancia de 250 m, se levantan 3 estructuras públicas cuya disposición forma la plaza pequeña desde la cual se extiende un sak be' que conduce a una residencia que limita al sitio, ubicada a 110 metros.

    Adosadas al poniente del núcleo principal se levantaron otras residencias y áreas de actividad doméstica de los señores principales. Se trata de basamentos sobre los cuales se construyeron las paredes de mampostería de las casas techadas con palmas, dispuestos alrededor de espacios reducidos a manera de patios inferiores o pequeños cuadrángulos contiguos y unidos generalmente por una construcción común (foto 3).

Foto 3- Al frente el Baño de Vapor y al fondo una unidad residencial
Foto 3- Al frente el Baño de Vapor y al fondo una unidad residencial

    En el sector este, tanto la distribución de las construcciones como sus formas se comportan de modo un poco diferente. Este sector fue completamente nivelado para construir amplios basamentos bajos y sobre ellos se levantaron las viviendas con cimientos de mampostería, pero con paredes y techos de materiales perecederos; las viviendas en este sector fueron más modestas y no fueron tan abundantes como las del lado opuesto. Probablemente los amplios espacios sin construcciones fueron usados para el trabajo al aire libre.

    En ambos sectores, fueron levantados basamentos sobre los que únicamente se edificaron de una a dos viviendas de familias nucleares y posiblemente de menores recursos. Estos se encontraban separados con una especie de callejones para poderse comunicar entre si. Es evidente la preferencia, quizá obligada por lo escaso de los materiales líticos y su difícil obtención-- de las chozas de materiales perecederos.

    Es obvia la densa población del sitio, pues las viviendas y demás construcciones asociadas se prolongan sin interrupción hasta los límites del Petén. También es indudable el carácter doméstico de ambos sectores por los numerosos metales (piedras para moler) relacionados con las unidades habitacionales.

    Bajo los basamentos más modernos se encuentran vestigios de las primeras viviendas, que fueron menos numerosas y se construyeron sobre las nivelaciones hechas al terreno natural, pero no fueron tan elevadas como los basamentos de épocas posteriores. Sobre dichos cimientos se colocaron los postes de sus casas de bajareque y techos de palmas; probablemente por lo reducido de las construcciones, las actividades cotidianas (lavar, cocinar, tejer, etc.) fueron realizadas fuera de ellas.

Foto 4- Salinas de Xtampú en producción
Foto 4- Salinas de Xtampú en producción

    Es notoria la preferencia por la ocupación del extremo oeste del sitio, para las viviendas importantes, pero también y con anterioridad para la construcción de los primeros almacenes. Las amplias y numerosas áreas de almacenamiento son depósitos circulares de entre 1.50 m y 2.50m de diámetro y de 1m a 2m de profundidad, fueron cavados debajo de la superficie de los basamentos. Estos fueron, al parecer, contemporáneos a las primeras unidades habitacionales y a las de períodos subsecuentes. Para entonces existen evidencias que indican que los almacenes (¿para sal?) Cayeron en desuso, al menos dentro del sector habitacional del sitio, pues se localizaron muchos de ellos en las zonas salineras. Estos son indicadores que permiten involucrar a Xcambó en el importante rol económico que se jugó en ese punto estratégico de la península, donde el interés principal se centró en la explotación de la sal.

    Xcambó debió controlar la producción de, por lo menos, dos extensas áreas salineras; así, de aquellas conocidas como salinas de Xtampú,-- situadas a un km al noreste del sitio-- existen datos arqueológicos y también etnohistóricos en el Archivo General de Indias, como el documento titulado Salinas de Yucatán de 1605, que hace referencia de que dichas salinas en ese lapso aún estaban en producción. También es patente su continua explotación hasta nuestros días (foto 4). En el lado noreste del sitio se registró otra extensa zona salinera de amplias charcas y camellones, con vestigios de numerosos depósitos y basamentos de viviendas, que también debieron ser dependientes de Xcambó en la época prehispánica.

 

La arquitectura del sitio

En Xcambó las estructuras públicas y con menor frecuencia aquellas de tipo doméstico, se distinguen por presentar rasgos arquitectónicos que han sido identificados entro de los estilos Petén y Megalítico o Izamaleño que caracterizan a las construcciones de los sitios del clásico temprano (ca. 250- 600 d.c.) En el norte de Yucatán. Entre los rasgos identificados en Xcambó están: las pirámides de cuerpos escalonados, el uso de las esquinas redondeadas, las esquinas remetidas, los basamentos en talud, la moldura en delantal, las escaleras pequeñas que parecen ser decorativas, el uso de gruesos aplanados y modelados de estuco, así como la decoración en las fachadas exteriores mediante enormes mascarones modelados en estuco y pintados (foto 5) y el empleo de grandes bloques de piedra en la construcción de los muros y las escalinatas.

Foto 5- Mascarón modelado en estuco de la subestructura del Templo de los Mascarones
Foto 5- Mascarón modelado en estuco de la subestructura del Templo de los Mascarones

    Desde el período Clásico Medio (ca. 550-700 d.c.) el sitio se uniformó con el uso de arquitectura a base de bloques rectangulares burdos y losas planas--- también de labrado tosco--- colocados a junta seca y/o unidos con argamasa (foto 6), fue necesaria la aplicación de gruesos aplanados de estuco para ocultar las imperfecciones de los muros, lo que se hizo de manera similar en el posclásico (ca. 1000 - 1450 d.c.).

Foto 6- El Baño de Vapor que cierra la esquina suroeste de la plaza
Foto 6- El Baño de Vapor que cierra la esquina suroeste de la plaza

    Es interesante el manejo que se hace desde entonces de los viejos elementos del estilo temprano en la arquitectura, parece que existió un gusto generalizado por los rasgos constructivos tempranos, que siempre están presentes combinados con las modas arquitectónicas posteriores.

    Cuatro de las estructuras postclásicas fueron erigidas asociadas a dos edificios de la plaza principal: empotrados al basamento ed uno de éstos, se construyeron dos templos en miniatura abovedados (foto 7) y cercanas a la Pirámide de los Mascarones, se levantaron 3 plataformas- altares (foto 8). Todas son de construcción análoga a la de los edificios de los sitios de la costa oriental durante el posclásico, rasgos arquitectónicos que no se extendieron en todo el sitio de Xcambó.

Foto 7- Estructura conocida como el Templo de los Sacrificios de Xcambó
Foto 7- Estructura conocida como el Templo de los Sacrificios de Xcambó

 

Desarrollo del sitio

En Xcambó los primeros rasgos de ocupación temprana corresponden a un asentamiento permanente de pequeños grupos de familias de agricultores, pescadores y salineros, habitando pequeñas chozas elaboradas sobre basamentos bajos y poco extensos. La distribución de las viviendas y demás edificaciones debió ser amplia, de manera que desde entonces fueron construidas abarcando casi toda el área que se ocupó densamente en períodos posteriores.

    Durante el periodo preclásico tardío (ca. 100 a.c. - 250 d.c.), en la costa norte de Yucatán y el resto de la península, ya existían numerosos focos de asentamientos de diversas magnitudes y grados de organización, pero en general compartieron un mismo estilo en la construcción de sus edificios públicos y habitacionales, pero sobre todo se generalizó el empleo de los mismos grupos cerámicos.

    Durante la fase tardía de dicho período aparecen más sitios costeros en las zonas salineras. Estas comunidades se asentaron cerca de los lugares productores de sal, por lo que debieron representar aldeas o campos estacionarios de pescadores y salineros.

    Se ha podido vislumbrar el nexo que tuvo Xcambó con Dzibuchaltún desde entonces, ya que las evidencias constructivas y de materiales cerámicos tempranos estudiados en dicho sitio, nos permiten hacer inferencias comparativas con aquellas de Xcambó. Es posible que Dzibichaltún haya ejercido cierto control sobre Xcambó y las otras comunidades costeras.

    Después del preclásico tardío parece que muchos sitios fueron abandonados y surgieron nuevos asentamientos, así, mientras que parece haber una reducción en el número de sitios habitados durante el Clásico Temprano, hay evidencias de cierto grado de centralización de la producción de la sal en unos pocos sitios selectos. Entre los casos están Providencia y San Crisanto, cuyo comercio era con miras hacia mercados lejanos, en el sur de área maya. Este patón no solo es evidente en Xcambó, sino que este sitio marca la transición-- en el Clásico Temprano-- a una producción mercantil, creada por la creciente demanda de sal en el sur y el occidente.

Foto 8- Ubicación del sitio Xcambó
Foto 8- Ubicación del sitio Xcambó

    En la península de Yucatán, especialmente en el norte, parece existir una homogeneidad tanto en los materiales cerámicos como en la arquitectura. Izamal y Tho', las principales ciudades del Clásico Temprano, debieron tener el control sobre las demás del norte. Xcambó no escapó a su influencia, pues al igual que aquellas su arquitectura presenta muchos rasgos que definen el estilo Petén, y el uso de los grandes bloques de piedras del estilo llamado Megalítico o Izamaleño. Los materiales cerámicos locales son abundantes, aunque no son del todo compartidos con los sitios del norte, pues hay bastante material de uso doméstico y ceremonial foráneo, es decir procedente de la costa oriental, de Cobá y del Petén. Es notable entonces Xcambó por lo cuantioso del material cerámico alóctono (foráneo), en especial la policromía, lo que a la fecha, en ningún otro sitio del norte de las tierras bajas se ha reportado.

    En Xcambó el panorama que se vislumbra durante el Clásico Temprano es sorprendente, el asentamiento tuvo otro aspecto, lo que se reflejó en sus construcciones y arreglo, así como en los materiales asociados. Se hace evidente la edificación de un centro o plaza pública en la que se concentraban todas aquellas actividades de carácter público, como la organización, el control y la dirección de una población, la administración de la producción y el comercio, la realización de actividades civiles, religiosas, entre otras. Para ello se requirió que dicha infraestructura cumpliera con aquellos requerimientos. Los edificios están dispuestos de tal manera que forman una plaza cerrada localizada en la parte central del sitio, alrededor de la cual se levantaron las residencias, talleres, áreas de depósitos y chozas de las familias nucleares y extensas involucradas en diversas actividades económicas.

    Básicamente durante el Clásico Temprano es clara la importancia de Xcambó como un centro administrativo salinero. Debió controlar la producción y distribución de la sal que se explotaba en las extensas zonas salineras anexas.

Foto 9- Las salinas de Xtampú en producción
Foto 9- Las salinas de Xtampú en producción

    Los cuantiosos depósitos localizados en los estratos inferiores, indican una significativa explotación de otros recursos, además de la sal, tanto para el consumo local como para el intercambio comercial con las comunidades del interior y más lejanas como las de la costa oriental y las del Petén.

    Xcambó no estuvo aislado, pues existen nexos materiales como los andadores que lo unen directamente con dos sitios: al sur a 1280 m estaba Misnay, centro agrícola, proveedor de mano de obra y otros recursos que escaseaban en Xcambó, también cumplía un papel como punto de enlace co los sitios mayores del interior, otro parece haberlo comunicado con Dzemul (Cemul) importante área sustentora para Xcambó, quizá más importante que Misnay, intermediaria también de otras comunidades mayores. No se puede ignorar a Izamal localizada a escasos 50 km como el foco de influencia sobre Xcambó, al igual que Dzibichaltún en períodos anteriores, situado aproximadamente a la misma distancia.

    Es muy obvia la importancia de la economía salinera en la costa norte de Yucatán, lo que seguramente provocó una dura competencia para apropiarse de su control, siendo explotadas continuamente desde antes de la era cristiana hasta la actualidad (foto 9), aunque bajo el dominio de diferentes centros.

    Para el Clásico Medio existió en Xcambó una gran actividad orientada hacia la costa, desde Celestún hasta la Laguna de Términos. Por otro lado, Xcambó estuvo comunicado con la costa oriental (particularmente con Cobá y Cozumel) y el Petén. Xcambó debió ser un centro administativo salinero dependiente de uno mayor, al parecer su interés fue esforzarse en mantener la explotación de la sal para el comercio.

    Durante el Clásico Tardío (ca. 700- 800 d.c9 y Terminal (ca. 800- 1000 d.c), se incrementó el número de sitios costeros. Algunos de los cuales estuvieron densamente poblados. Así en la parte central de la costa norte sitios como La Providencia e Xcambó surgen como centros mayores de producción de sal, en donde Xcambó debió ser el de mayor importancia.

    Para principios del Clásico Tardío la estructura física del asentamiento de Xcambó cambió, no así su carácter. Como se dijo, desde el Clásico Temprano la arquitectura monumental presenta una combinación de rasgos del estilo temprano Petén y del sistema constructivo característico de los sitios tardíos costeros, no encontrándose un estilo puro. Las construcciones del Clásico Temprano no fueron ampliadas y muchas de ellas cubiertas por construcciones nuevas sobre las que se cimentaron los edificios más elevados hechos a base de bloques y lajas de labrado tosco y recubiertas con aplanados de estuco modelado y pintado; las viviendas y otras construcciones también fueron ampliadas o cubiertas por otras nuevas y más elaboradas. El sitio fue enteramente ocupado en su totalidad. Esta fue también una época de gran auge en el sitio. Prácticamente todos los materiales de la costa oriental y del Petén fueron desplazados por los de la costa oeste desde Celestún, hasta Campeche, Edzná y Becan. Hay para entonces una fuerte conexión con los sitios de la región de la Laguna de Términos. Toda la cerámica polícroma corresponde a los sitios de esas regiones las cuales fueron seguramente los focos de distribución, incluyendo las cerámicas Naranja Fina y las figurillas estilo Jaina.

    Lo anterior parece plantear una fuerte relación de los sitios de la región campechana con Xcambó, cuyo principal interés continuó siendo la explotación de la sal. No hay reportadas a la fecha otros sitios en Yucatán con materiales campechanos tan abundantes.

Foto 10- Capilla moderna construida sobre un basamento prehispánico en Xcambó

Foto 10- Capilla moderna construida sobre un basamento prehispánico en Xcambó

    Es probable que la sal partiera de Xcambó acompañada de algunas materias primas (ciertas especies de conchas y caracoles, algodón, etc.), aves acuáticas de la región y otros animales, así como artículos manufacturados en concha, hueso, lítica, etc., a cambio Xcambó obtenía materias primas y objetos de materiales foráneos como la obsidiana, el jade, la pirita, el basalto, entre otros, todo lo cual nos hace aún más evidente los contactos comerciales con las diversas y lejanas áreas de producción y distribución.

    Durante el auge de las ciudades de la región Puuc en el Clásico Tardío y posteriormente de Chichén Itzá en el Posclásico temprano (ca. 1000-1200 d.c.), Xcambó quedo prácticamente abandonado como centro administrador salinero, es probable que el control directo de las aslinas haya quedado en manos de un nuevo puerto, que pudo haber sido Isla Cerritos para Chichén Itzá en el Clásico Terminal (ca. 900-1000 d.c.) y Posclásico Temprano.

    De Xcambó no existen materiales que indiquen conexión durante dichos períodos con esas regiones, en cambio hay evidencias arquitectónicas y cerámicas de una ocupación muy tardía del sitio. Se trata de dos nichos de arquitectura estilo Costa Oriental adosados a un edificio de construcción anterior ubicado en la esquina noreste de la plaza principal, así como tres plataformas altares ubicadas en la parte centro - sur de la misma plaza y otra a un costado del edificio mayor que la cierra en su lado sur. Los materiales cerámicos también fueron escasos, básicamente fragmentos de incensarios, todo lo cual nos indica que Xcambó fue para entonces tan solo un lugar de culto.

    Curiosamente, Xcambó sigue siendo visto en la actualidad como lugar de peregrinaje y culto a la virgen de Xcambó, que según la tradición, hace más de 50 años que se apareció en el sitio, por lo que se le venera desde entonces en una capilla moderna construida sobre los edificios prehispánicos (foto 10).

Investigadora del Centro INAH- Yucatán.

Este artículo fue publicado en I' inaj, Semilla de maíz.
Revista de divulgación del Patrimonio Cultural de Yucatán.
Conaculta INAH, junio de 1999. Regresar






Regresar
  © Universidad Autónoma de Yucatán
Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi"
Unidad de Ciencias Sociales
Dirección General de Desarrollo Académico