Hoy es: Mircoles, 16 de Octubre de 2019
inicio
Los libros de Chilam Balam



Los llamados Libros de Chilam Balam forman una de las secciones más importantes de la literatura indígena americana. Fueron redactados después de la conquista española, por lo que su escritura y su forma material son europeos. Es decir, su escritura es la que los frailes españoles adaptaron a la fonología de la lengua maya en Yucatán y el papel usado –por lo menos en las copias ahora existentes- es también europeo, formando cuadernos. Algunos, si no todos, tuvieron tapas de vaqueta. El material que contienen es heterogéneo. De modo general puede clasificarse así:

1) Textos de carácter religioso: a) puramente indígena; b) cristiano traducido al maya;
2) Textos de carácter histórico, desde crónicas con registro cronológico maya a base de la “cuenta corta” (katunes en series de 13) hasta simples asientos de acontecimientos muy particulares sin importancia general.
3) Textos médicos, con o sin influencia europea.
4) Textos cronológicos y astrológicos: a) tablas de series de katunes con su equivalente cristiano; b) explicaciones acerca del calendario indígena; c) almanaques con o sin cotejo con el Tzolkin maya, incluyendo predicciones, astrología, etc.
5) Astronomía según las ideas imperantes en Europa en el siglo XV.
6) Rituales.
7) Textos literarios; novelas españolas, etc.
8) Miscelánea de textos no clasificados.

    Como se ve, la diversidad de su contenido abarca todas las fases culturales por que fue pasando el pueblo maya de Yucatán hasta que cesaron de compilarse. Es indudable que gran parte de sus textos religiosos e históricos puramente nativos provienen de los antiguos libros jeroglíficos, de los cuales solamente existen disponibles en el mundo tres, todos en Europa (véase Villacorta y Villacorta, 1933). Otra porción de sus textos ha sido registrada de fuente oral y el resto de impresos europeos.

    Vinieron a llamarse Libros de Chilam Balam, no sabemos desde cuándo. No consta este nombre como título original de ninguno actualmente, aunque Pío Pérez asienta en una de sus transcripciones: “Hasta aquí termina el libro titulado Chilam balam que se conservó en el pueblo de Maní...” (Códice Pérez, Ms., p. 137.) De todos modos, el nombre es ya una denominación técnica aceptada para designar este tipo de libros yucatecos.

    Balam es el nombre del más famoso de los Chilames que existieron poco antes de la venida de los blancos al continente. Balam es un sentido figurado. Chilam (o chilan) es el título que se daba a la clase sacerdotal que interpretaba los libros y la voluntad de los dioses. La palabra significa “el que es boca” (véase Landa, 1938, ed. Yuc., p. 50 y Diccionario de Motul, Ms., sub voce). Chilam Balam predijo el advenimiento de una nueva religión y de allí su fama. Vivió en Maní en la época de Mochan Xiu poco antes de la conquista española.

     Como llegaron a organizarse y multiplicarse los Libros de Chilam Balam, lo suponemos así: Algún sacerdote (o varios sacerdotes simultáneamente) recibiría instrucción de los frailes, aprendiendo a leer y escribir en su propia lengua. Aprovechando esta nueva adquisición de su cultura, transcribiría textos religiosos e históricos contenidos en sus libros jeroglíficos, incluyendo los de las predicciones de Chilam Balam. De una o varias fuentes saldrían copias que pasarían a manos de los sacerdotes nativos de otros pueblos, viniendo así a incluir en su denominación el nombre del lugar de procedencia: Chumayel, Maní, Tizimín, etc. En cada poblado al núcleo familiar se le fue adicionando otro material de acuerdo con el criterio del curador y según los acontecimientos locales. Como se les tenía por libros sagrados, que eran leídos en ciertas ocasiones, había el interés de conservarlos para la posteridad y fuéronse copiando y recopiando cuando se deterioraban. Los copistas cometieron errores de lectura, por lo que en veces, sea por desgaste, mala escritura anterior, etc., no entendieron alguna palabra correctamente, la transcribieron mal, o la sustituyeron por otra, en ocasiones correcta según el contexto, pero no exactamente igual a la que se sustituía, sino sinónima; cometieron algunos errores de escritura; dejaron de poner palabras faltantes completamente o agregaron de su cosecha otras, etc. El tiempo destruía los libros materialmente y destruía a su vez el entendimiento que sus curadores deberían tener de su contenido al modificar su propia cultura. Así pues, las copias hoy existentes no son las originales del siglo XVI en sus textos de fondo, sino copias de copias muy posteriores, algunas del siglo XVII y otras aun del siglo pasado. Gran parte de estos textos que llamamos de fondo aparecen repetidos una o más veces en los Libros, pero en cada ocasión las versiones no son idénticas, por las razones apuntadas.

     Puede entonces decirse que los Libros contienen dos tipos de texto, en lo que respecta a la posibilidad de su exégesis: 1) los susceptibles de ser reconstruidos por cotejo de sus varias versiones y 2) los que no son susceptibles de reconstrucción porque son singulares. Algunos de estos últimos, debido a sus asunto, simplicidad y época no lejana, obviamente no necesitarían reconstrucción. De ahí que hayamos preferido hacer un Libro de Libros de Chilam Balam, en lugar de hacer traducciones aisladas de cada uno, y que hayamos preferido los textos del tipo 1 para hacerlo, dejando para más adelante los del tipo 2, pues es posible que sean hallados nuevos Libros donde aparezcan textos paralelos de algunos que actualmente son singulares. Por de pronto, hasta 1936, el texto de “El Lenguaje de Zuyua”, incluido en esta obra, no tenía paralelo, pero en ese año fue descubierto el Libro de Chilam Balam de Tusik en donde vino una versión que ha servido mucho para aclarar algunos pasajes.

     Así pues, la presente obra contiene la traducción de los textos de los cuales existe más de una versión. Las traducciones se han hecho sobre la reconstrucción realizada mediante una cuidadosa colación de las varias versiones, siguiendo un método riguroso, como puede verse en nuestra edición crítica de la Crónica publicada por la Carnegie Institution of Washington en 1949, con un comentario por el Dr. Sylvanus G. Morley.

     Al presente hay listados más de una docena de Libros de Chilam Balam, pero los disponibles para estudio son los siguientes: 1) Chumayel, 2) Tizimín, 3) Kaua, 4) Ixil, 5) Tekax, 6) Nah, 7) Tusik y 8) Códice Pérez (Maní).

     Hay noticias de otros: el de Teabo, que parece ser el mismo de Tekax y los de Peto, Nabulá, Tihosuco, Tixkokob, Hocabá, y Oxkutzcab, pero nadie los ha descrito, ni se sabe dónde se encuentran.

     Se dio en llamar Chilam Balam a la Crónica de Calkiní de carácter puramente histórico, traducido por nosotros y publicada, con el nombre de Códice de Calkiní, en 1957.

     La referencia clara de la existencia de los Libros de Chilam Balam en los principios del siglo XVII la tenemos en Sánchez de Aguilar, que dice en su informe (ed. 1937, p. 181): “Ultra que sería muy útil que hubiese impresos en la lengua de estos Indios, que tratasen del Génesis y creación del mundo; porque tienen fábulas, o historias muy perjudiciales, y algunos las han hecho escribir, y las guardan, y leen en sus juntas. E yo huue un cartapacio destos que quité a un Maestro de Capilla, llamado Cuytun del pueblo de Cucop, el cual se me huyó, y nunca le pude auer para saber el origen deste su Génesis...” Cogolludo (1867-1868, vol. I, p. 310), después de citar las palabras de Sánchez de Aguilar, agrega: “Recién venido yo de España oí decir a un religioso llamado Fr. Juan Gutiérrez, y era gran lengua de estos indios, que había visto otro escrito semejante al dicho...” También menciona Cogolludo (ibid., p. 183) “un librillo...” que fue seguramente –o es– una crónica histórica del tipo de las de los Pech o de la de Calkiní.

     El Dr. D. Agustín de Echano, canónigo que fue de la Catedral de Mérida (Yucatán), en la aprobación de una obrita en maya, impresa en 1758, asienta: “La experiencia de manejar tan incesantemente a los indios en cerca de doce años que les serví, me enseñó que el motivo de estar todavía muchos tan apegados a sus antigüedades era porque siendo los naturales muy curiosos, y aplicándose a saber leer, los que esto logran, cuanto papel tienen a mano tanto leen; y no habiendo entre ellos más tratados en su idioma que los que sus antepasados escribieron, cuya materia es sólo de sus hechicerías, encantos y curaciones con muchos abusos y ensalmos” (en Domínguez, 1758). Damos inmediatamente una breve reseña de cada uno de los ocho más conocidos.

 

1. El Chilam Balam de Chumayel

Procede del pueblo de Chumayel, Yucatán. Fue propiedad del Sr. Obispo Crescencio Carrillo y Ancona. En 1868, siendo ya propiedad de éste, fue copiado a mano por el Dr. Berendt y en 1887 fotografiado por Teoberto Maler. George B. Gordon, director del Museo de la Universidad de Pennsylvania, la fotografió y editó en forma facsimilar en 1913. Pasó a la Biblioteca Cepeda en Mérida en 1915 de donde fue sustraído juntamente con otros manuscritos, antes de 1918. En 1938 apareció en venta en los Estados Unidos en la suma de siete mil dólares. Más tarde, fue de nuevo ofrecido en venta al Dr. Sylvanus G. Morley por la suma de cinco mil dólares.

     Partes de él han sido traducidas y publicadas desde 1882, pero la primera traducción completa la publicó Antonio Mediz Bolio en Costa Rica en 1930, en español. La segunda, en inglés, la hizo Ralph L. Roys quien la publicó en 1933.

 

2. El Chilam Balam de Tizimín

Procede de la villa de Tizimín, Yucatán, y fue hallado allí a mediados del siglo XIX. El párroco de este lugar lo donó al Obispo Carrillo y Ancona en 1870, quien originalmente lo llamó Códice Anónimo. Fue copiado por Berendt posiblemente poco después de 1870. De la copia de Berendt se valió Brinton para hacer la primera traducción de una parte del códice. Compañero del Chumayel, siguió la misma suerte que éste, hasta que procedente de los Estados Unidos fue donado por la señorita Laura Temple al Museo Nacional de Arqueología (hoy Museo Nacional de Antropología), en donde se conserva juntamente con el de Ixil.

     La única traducción completa del Chilam Balam de Tizimín es obra de Maud Worcester Makemson, quien con el título de The Book of the Jaguar Priest la publicó en 1951.

 

3. El Chilam Balam de Kaua

Éste también fue de la colección del Obispo Carrillo y Ancona y formó parte del grupo de manuscritos que fue extraído de la Biblioteca Cepeda de Mérida, poco después de haber sido depositado en ella en 1915. No se conoce su actual paradero. Es tercero en importancia, el más voluminoso sin embargo, con 282 páginas; nunca ha sido totalmente traducido ni publicado. Sólo se le han sacado copias manuscritas o fotográficas y traducido algunas de sus recetas médicas por Roys en 1931.

 

4. El Chilam Balam de Ixil

Pío Pérez, en su miscelánea de extractos de Libros de Chilam Balam conocida ahora como “Códice Pérez”, describe este documento y menciona que el lugar de su procedencia es el pueblo de Ixil. No se sabe cómo pasó a manos del Obispo Carrillo y Ancona. Estuvo incluido en el mismo legajo del Libro de Tizimín e identificado por nosotros, se halla ahora separado de éste en la Biblioteca del Museo Nacional de Antropología en la ciudad de México. No ha sido traducido, ni publicado, salvo en pocas copias fotostáticas y manuscritas. Contiene un recetario médico.

 

5. El Chilam Balam de Tekax

Es semejante al de Káua, pero mucho más corto, pues solamente contiene 36 páginas. Es calendárico y médico. Nunca ha sido traducido ni parcialmente. Formó parte de la Colección de William Gates. Ignoramos cuál sea ahora su paradero. Existen de él copias fotográficas en algunas bibliotecas.

 

6. El Chilam Balam de Nah

Procede de Teabo, Yucatán. Es también del mismo tipo de Káua, con 64 páginas e igualmente formó parte de la Colección de Gates. El material médico que contiene fue traducido por Ralph L. Roys al inglés y publicado en 1931. Se ignora dónde para actualmente.

 

7. El Chilam Balam de Tusik

Fue descubierto en la aldea de Tusik, Quintana Roo, México, en 1936. Consiste en un cuaderno de sólo 29 hojas. Contiene algunos textos semejantes a los del Chilam Balam de Chumayel. Uno de éstos ha servido para cotejar la única copia de existía en el Chumayel del Lenguaje de Zuyua que se incluye en este libro. Posiblemente se encuentre aún en Tusik. Ha sido fotografiado, transcrito y traducido parcialmente, pero no publicado.

 

8. Códice Pérez

Por su importancia este manuscrito debería ocupar uno de los primeros lugares; si se coloca aquí, es porque en sí mismo ni es copia hecha por indígenas mayas, ni lo es de un solo libro, sino un conjunto de fragmentos de varios, principalmente de los Libros de Maní (ahora desaparecidos), Ixil y Káua, recopilado por D. Juan Pío Pérez alrededor del año de 1840. El manuscrito original está en manos de una familia Escalante de Mérida. Ha sido copiado varias veces y una de sus copias se halla en la Biblioteca Nacional de México; otra existe en la Colección Berendt en la Universidad de Pennsylvania, una más en el Middle American Research Institute y otra en la Biblioteca del Instituto Yucateco de Antropología e Historia. El Dr. Ermilo Solís Alcalá la tradujo al español, habiéndose publicado su traducción en 1949. Contiene cerca de 200 páginas. El nombre de Códice Pérez se lo asignó el Obispo Carrillo y Ancona en 1870. Fue compilado entre 1837 y el siguiente año. Juan Pío Pérez lo dividió en dos partes que aquí se citan como Pérez I y Pérez II.

 

Cuadro de los textos-fuentes y su localización en los originales


TEXTOS
Lugares donde se encuentran
Pérez I
Pérez II
Chumayel
Tizimín
Káua
Tusik
Lizana
(1893)

Cronica I...............
134-137
74-77(G)
18v-19r
Primera rueda profética de un doblez de katunes
 
 
11 Ahau..............
pp.75
pp. 157
13(G) y 73(G)
13r
143r (S/A)
 
9 Ahau..............
76
158
13v
143r/v (S/A)
 
7 Ahau..............
76-77
159
13v-14r
143v (S/A)
 
5 Ahau..............
77-78
160-161
14r
143v (S/A)
 
3 Ahau..............
78-79
161-162
14r
141v (S/A)
 
1 Ahau..............
79-80
162-163
14r/v
141v (S/A)
 
12 Ahau..............
80-81
163
14v
142r (S/A)
 
10 Ahau..............
81
164
14v-15r
142r (S/A)
 
8 Ahau..............
81-82
152
15r
142r (S/A)
 
6 Ahau..............
82-83
153-154
15v
142v (S/A)
 
4 Ahau..............
83-84
154
73 (G)
15v
142v (S/A)
 
2 Ahau..............
84-85
155
73 (G)
19v
142v (S/A)
 
13 Ahau..............
85-<90>[86]
156
73-74 (G)
143r (S/A)
 
Segunda rueda profetica de un doblez de katunes
 
11 Ahau..............
 
87-88(G)
16r
 
9 Ahau..............
 
89 (G)
16r
 
7 Ahau..............
 
90(G)
16r/v
 
5 Ahau..............
 
91-92(G)
16v
 
3 Ahau..............
 
92(G)
16v
 
1 Ahau..............
 
93-95(G)
16v-17r
 
12 Ahau..............
 
96(G)
17r/v
 
10 Ahau..............
 
97(G)
17v
 
8 Ahau..............
 
98(G)
17v
 
6 Ahau..............
 
98(G)
17v
 
4 Ahau..............
 
99(G)
17v/18r
 
2 Ahau..............
 
99(G)
18r
 
13 Ahau..............
 
100(G)
18r
 
Textos proféticos de los katunes aislados
 
 
Profecía de unkatun 13 Ahau
116-117
11 v
 
Profecía llamada de las flores en un katun 11 ahau
118-120
45-47(G)
12r/v
 
Profecía llamada episodio de Ah Mucen Cab en un Katun 11 Ahau
117-118
42-43(G)
11v-12r
 
Profecía llamada La Palabra de Oxlahun Ti Ku en un Katun 13 Ahau
115-116
11r
 
Profecía llamada Memoria de cómo vino Hunab Ku
65-69
64-67(G)
7r-8v
 
Profecía llamada interpretación de la llegada de los extranjeros
74-75
10v-11r
 
Cuceb o Rueda Profética de los Años
101-115
1r-7r
 
U Mutil Chuenil Kin Sansamal
94-95
75-76v(CMD)
77v-78r(CMD)
81r/v (CMD)
 
Jaculatorias de los Ah Kines              
Palabras de Ah Kin Napuctun
72
166
104(G)
37r
Palabras de Ah Kahuil Chel
72
167
104-105(G)
37r
Palabras de Nahau Pech
73
167-168
105(G)
10r
37v
Palabras de Natzin Yabun Chan
72
168
105(G)
10r
37v-38r
Palabras de Chilam Balam
73
169-170
105-107(G)
10r/v
38r/v
El lenguaje de Zuyua 1a Parte
28-23(G)
16r-19v(BV)
El lenguaje de Zuyua 2a Parte
74-75
34-42(G)
19v-27r(BV)
Alzamiento de Dn. A. Martinez
10v-11r
Relato llamado Acontecimiento Histórico de un 8 Ahau...
120-121
12v-13r
Explicación del Calendario Maya
90-93
165-166


La lista de los textos incluidos en la presente obra y su procedencia pueden verse en el Cuadro Sinóptico respectivo.

     Algunos de los textos que aquí se incluyen han sido publicados antes por otros autores, pero solamente en una de sus versiones, de modo que, si se les coteja, nuestra traducción nunca será idéntica a la de aquéllos, ya que se ha hecho sobre la reconstrucción de los textos, colacionando cada versión conocida.

 

*Este material fue tomado de El Libro de los Libros del Chilam Balam.
Traducción de sus textos paralelos por Alfredo Barrera Vásquez y Silvia Rendón. Colección popular. Fondo de Cultura Económica, México, 1974.





Regresar
  Universidad Autnoma de Yucatn
Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi"
Unidad de Ciencias Sociales
Dirección General de Desarrollo Académico