Hoy es: Lunes, 19 de Agosto de 2019
inicio

El conejo y el coyote
T'u'ul yéetel jkoj

 


 

Yanjij bin juntúul chan t’u’ule’ sáansamal ku bin janal ti’ junp’éel tsek’el. Junp’eel k’iine’ yanji u yilikubaj yéetel juntúul jkoj, ka a’ala’ab ti’e’:

-Bejela’a túun kin in ki’i jaanteche’, Jwaan.

Ka tu núukaj Jwaane’:

-Eyaj, báanten bíin a jaannten. Tene’ p’ata’anen in kaláant le chak’ana’ utia’al ma’ u yokol mixba’al k’askuntik. Chéen je’ebix in taal ta paach je’ tu’ux ka ookeche’, ja’alil ka a kuch in wo’och su’uke’ yo’olal u páajtal in taal ta paach.

Ka tu ya’alaj nuxi’ jkoje’:

-Ma’alob wa tumen je’ a taal tin paache’ kin kuchik a wo’och su’uk.

Ja’alibe’ Jwaane’ ka tu k’axaj ka’a kúuch su’uke’ ka tu ts’aj tu yóok’ol jkoj, ts’o’okole’ ka tu tatal k’axtaj tu paach, tu k’axaj tak tu káap u yook tuláakal tu’ux tu k’a’ak’a’axaj, ts’o’okole’ ka jo’op’ u bino’ob. Chéen ichil tu bino’obe’, ka tu ya’alaj Jwaane’:

-Ma’alob, je’ebix tumen ts’o’ok a kuchik in wo’och su’uko’, yaan xan a kuchiken. Pa’atik in na’akal ta paach yo’olal u páajtal in bin seen ma’alob.

Ka tu ya’alaj jnuxi’ jkoje’:

Jwaane’ ka j na’ak tu paach nuxi’ jkoje’ ka jo’op u bino’ob. Chéen ichil táan u bino’obe’ ka tu t’abaj u chaamal Jwaan, ka tu ya’alaj jnuxi’ jkoje’:

-Eyaj, Jwaan, bik a t’ab le su’uk tin paacho’.

Ja’alibe’ Jwaane’, chéen tu yu’ubaj ba’ax a’ala’ab ti’o’, ka jo’op’ u ki’ ts’u’uts’, ka’alikil táan u bin yóok’ol jnuxi’ jkoj. Le ka xu’up u chaamale’, ka tu kapaj u yala’ yóok’ol le su’uk u kuchmaj jkojo’, chéen p’eel tu yilajil Jwaan ts’o’ok u ch’a’ik k’áak’ le su’uko’, jach le ku xúukulo’ob tu chi’ junp’éel ts’ono’ote, Jwaane’ ka tu k’áalch’intajubaj ka j eemij. Jnuxi’ jkoje’ ka jo’op’ u máan u p’u’up’uchikubaj utia’al u tupik u k’áak’il, ba’ale’ jach t’a’ab le su’uk u kuchmajo’ ka tu k’aranchiintajubaj ts’ono’ot. Ti’ lelo’ ka jtu’upij, le ka ts’o’ok u yilik bix u tu’upule’ ka jóok’e ka tu ya’alaj:

-Eyaj, Jwaan j beet yóolaj ten, ba’ale’ yan in chukik utia’al in jaantej, ts’o’ok u beetik yo’olal je’ebix bíin yóoltike’.

Le ku tsáayal tu book Jwaan. Ja’alibe’ chéen ichil táan u bine’ ka tu yilaje’ ts’o’ok u chukpachtik’ Jwaan ti’ junp’éel nuxi’ sajkaab, ka tu ya’alaj ti’ beya’:

-¿Ba’ax ka beetik Jwaan? Teech in puuts’e’.

-Ma’ teeni’, tene’ ts’a’anen waye’ utia’al in kaláantej yéetel utia’al in láat’ le yóok’ol kaaba’, tu yo’olal ma’ u júutul. Ma’ wá táan a wilik, tene’ way yanene’ laabja’an tak in ta’ waye’. Je’ máax ka taak u beet u yóolal ten waye’ ku bin k’aasil ti’ tumen tak junp’eel káampana ts’a’anten utia’al in kool wá yaan máax u k’áat u beet ten yóol, ma’ teen a puuts’o’. Tene’ jach úuch ts’a’abaken way tumen jajal Dyoos in kaláant le yóok’ol kaaba’ páa’tik a wilik, wá kin luk’esik in k’ab te’ in láat’majil le ka’ana ku júutul -ku t’aan Jwaan.

Ka tu chéen luk’esaj u k’ab Jwaane’, iwe’ej!, ka júut le sajkaabo’. Ka tu chéen jáan ch’ikajubaj tu ka’ateeni’, ts’o’okole’ Ka tu ya’alaj ti’ nuxi’ jkoje’.

-Wa ka wóot a beet ten junp’éel utse’e’, je’a láat’ik le ka’an junsúutuka, tene’, mix janaken buka’aj k’iini’.

Ka tu núukaj nuxi’ jkoje’:

-Wa tumen ma’ táan a xáantale’ Jwaan, tene’ je’ in láat’ik le ka’ano’, ba’ale’ bik a tusen tumen teech in puuts’o’, chéen táan a ka’a tusiken.

-Ma’ teni’. Tene’ janal Dyoos ts’aamajilen waye’ -ku t’aan Jwaan.


Ja’alibe’ nuxi’ jkoje’ ka tu yilaj u ka’a tu’usul, ka tu chéen láat’aj le sajkabo’, ka a’ala’ab ti’ tumen Jwaane’:


-Wá tumen ta wilaj xáanchaj ma’ taalakene’ ka kóolik le chan káampana yan ta tséelo’ ka páatak in taal.

Ja’alibe’ ka tu ch’ikajubaj nuxi’ jkoj u láat’ le sajkaabo’, j náak yóol nuxi’ jkoj ma’ talak Jwaan bija’anil janale’, ka tu jáampaytaj le káampana j a’ala’ab ti’e’, ka lúub junp’eel nuxi’ ts’íibil najil tu kukul chi’ta’al ka jts’íit yáalkab nuxi jkoj. Ja’alibe’ ku jóok’ole ka tu ya’alaj.

-Eyaj le Jwaano’ ts’o’ok u seen tusiken. Yan in chukik yo’olal in jaantik -ku t’aan nuxi’ jkoj.

Ka tsáay tu paach Jwaan. Táan u bin ka tu teek iltaj Jwaan ti’ junp’éel nuxi’ táax k’áankab ti’ u ki’ machmaj junp’éel xtáabka’anil táan u báaxtik.

-Eyaj Jwaan, teech in p’uuts’e’.

-Ma’ teni’. Tene’ in machmaj u táab le ka’ana’ yo’olal ma’ u lúubul, wá kin jáalk’abtike’ ¡adyos! ku ja’ayal yóok’ol kaab. Pa’a’tik a wilik buka’an jats’utsil le xtáab ka’an in machmaja’:

Jwaane’ ku chéen k’íitil u síit’ ka’anale’ ku ya’alik ti’ le xtaabka’anilo’.

-Mutsabaj xtáab ka’anil. Mutsabaj xtáab ka’anil. Sats’abaj xtáab ka’anil. Sats’abaj xtáab ka’anil -ku ka’a éemel k’aabal.

-Jnuxi’ jkoje’ chéen táan u paktik, Jwaane’. Chéen táan u yilik bix kun utusij nuxi’ jkoj, le beetik tu ya’alaj ti’:

-Ma’ wa ka a machten u táab le ka’ana’ je’ a wilik buka’aj jats’utsile’.

Ja’alibe’ nuxi’ koje’ táan u ya’alik ti’ Jwaan.

-Jwaan yan in jaantikech, teech in puuts’e’. Ts’o’ok a seen beetik ten a wóolaj, yan in jaantiketj.

-Wá tumen a k’áat a jáantene’, jáanteni’ ba’ale’ yan xan u xu’ulul yóok’ol káab, ma’ wa’ táan a wilik in machmaj u táab ka’an. Jáan mach junsúutuk, ba’ale’ bik tu’ubuk a wa’alik le ba’ax ken in wa’al techa’.

Ka tu yilaj koj jats’utse’ ka tu chéen machaje’ ka jo’op’ u ya’alik:


-Motsabaj xtáab ka’anil. Motsabaj xtáab ka’anil -táan u chen bin ka’anal.

Ts’o’okole’ ka jo’op’ u ya’alik tu ka’atene’:

-Sats’abaj xtáab ka’anil. Sats’abaj xtáab ka’anil -ki’e’, ku chéen éemel kaabal tuka’aten.

Le ku beetike’ ka jtu’ub ti’ bix kun ya’alij je’ebix a’ala’abik ti’o’ ka jo’op’ u ya’alik ka u motsubaj le xtáab ka’anilo’, chéen táan u jach motsikuba’e ka jt’okchaje’ ka jlúub nuxi’ jkoj. Le ka’a jsuunaj tu yóole, ka tu ya’alaj:

-¡Eyaj le Jwaano’!, ts’o’ok u tíip’il u seen tusiken, yaan túun in jaantik -ku t’aan nuxi’ jkoj.

Ka jtsáay tu paach, Jwaane’ bin tu beetaj, juntats’ak tu chak’aniil tuk’. Ja’alibe’ ku k’uchule’ ka tu yeensaj lajun u kúuchul tuk’e’ ka jo’op’ u pa’ik u jaantej. Chéen naayal yóol táan u jaantik le tuk’o’ le ku yilik u tíip’il nuxi’ jkoj.

-Eyaj Jwaan, teech in puuts’e’ -ku t’aan nuxi’ jkoj ti’.

-Bix a wóol. Tene’ ts’a’anen waye’ utia’al in seen pa’ u tuk’il tuláakal le chaka’ana’. Ts’a’anen tumen jajal Dyoos in kanáantej -ku t’aan Jwaan.

Jwaane’ ku machik le tuk’o’ ku nat’ oktike’, ts’ej, ku pa’ik. Ku machike’ ku jaantik.

-Jwaan, ¿ba’ax le ka jaantiko’?

-Ma’ wa taan a wilik, le ba’ax kin jaantika’ in weebos. Wa ka a beet tech beyo’ je’ a wu’uyik buka’aj ki’ile’, tumen atia’alo’ baj nuuktak le beetik jach ki’ wal u neek’e’ -ku t’aan nuxi’ Jwaan ti’ óotsil jkoj.

Nuxi’ jkoje’ chéen táan u yu’ubik, chéen táan u yilik bix kun táabsbil, ba’ale taak u yilik ba’ax ku beetik Jwaane’, ka jo’op’ u nats’ikubaj chaanbelil yiknale’ yo’olal u jach ilik bix u beetik. Jwaane’ ku nat’ik le tuk’o’, its’ej! ku ku pa’ik, ts’o’okole’ ku machik u neek’o’ ku jaantik. Ku ya’alik Jwaan ti’ nuxi’ jkoje’:


-Je’ela’ túun u neek’ in weebos a wu’uy wa ma’ leen ma’alobo’.

Ka tu machaj nuxi’ jkoje’ ka tu jaantaj ka’alikil táan u jaantike’ ka tu yu’ubaje’ jach ki’, ku yilik Jwaan ts’o’ok u táabsike’ ka tu ya’alaj ti’e’:

-Ma ka a wóote’, beet tech beyo’.

Ja’alibe’ jkoje’ ka tu chéen tukultaje’ ma’ táan u táabsa’al tumen Jwaan, le beetik tu nats’ajubae’ ka jki’ eech’ kulaj tu yóok’ol junp’éel tuuniche ka tu machaj le tuk’o’ ka jo’op’ u pa’ik, ka a’ala’ab ti’ tumen Jwaane’:

-Ma’ leti’elo’, a weebose’ jach báaj ki’ u neek’o’, leti’ ken a pa’e’.


Chéen ichil u tu’usulo’ ka jbin nuxi’ jkoj u jóok’es u weebose ka tu pejkuntaj yóok’ol le tuunicho’ iyach! ka tu puch’aj u weebos, le ku kaakik tikchalaanki tumen tu kíimil. Le ka tu ya’alaj junsúutuke’ ts’o’ok u kíimil nuxi’ jkoj.

Le ka tu yilaj jwaan ts’o’ok u kíimil nuxi’ jkoje’, le ku ts’íitil yáalkab. Táan u chéen papaxk’ab yo’olal le ba’ax ts’o’ok u beetik ti’ jkojo’. Ka jmáanen te’elo’ ti’ p’uka’an Jwaani’, jach ki’imak yóol ikil tu kiinsaji’ jkoj.

Existió un conejito que diariamente iba a comer sobre una laja. Cierto día se encontró con un viejo coyote y éste le dijo:


-Hoy te voy a comer, Juan.

Y Juan contestó:

-Eh, ¿y por qué me vas a comer? A mí me dejaron a cuidar esta sabana para que nadie entre a destruirla. Si aceptas cargar mi zacate te acompaño a donde tú quieras.


Entonces contestó el viejo coyote:

-Está bien, si me vas a acompañar, acepto cargar tu zacate.

Entonces Juan hizo dos atados de zacate, los colocó sobre el coyote y los amarró muy bien en su espalda. Le amarró hasta debajo de sus piernas, luego se comenzaron a ir. Mientras iban, Juan dijo:

-Pues bien, así como has cargado mi zacate, tienes que cargarme a mí. Deja que me suba sobre ti para que yo pueda ir más cómodo.

Y contestó el coyote:

Entonces se trepó en la espalda del coyote y continuaron. Poco rato después, Juan encendió su cigarro y el coyote le dijo:

-Eh, Juan, cuidado y vayas a prender el zacate sobre mí.

Juan sólo escuchó lo que el coyote le dijo y comenzó a fumar su cigarro mientras iba sobre el coyote. Al terminar de fumar su cigarrillo, metió el cabo encendido entre el zacate que cargaba el coyote, y, al ver que el zacate ya se había encendido, Juan saltó y se tiró al suelo, justamente cuando llegaban a la orilla de un cenote. El viejo coyote comenzó a dar volteretas en el suelo tratando de apagar el fuego, pero el zacate se encendió más, entonces el coyote se arrojó al cenote, logrando apagar el fuego. Cuando vio que ya se había apagado, salió del cenote y dijo:

-Juan me lo hizo, pero lo atraparé y me lo comeré, pues se burló de mí como le dio su regalada gana.

Entonces comenzó a seguir el rastro de Juan, cuando de repente se dio cuenta que ya había alcanzado a Juan. Estaba debajo de una gran sascabera, entonces el coyote le dijo:

-¿Qué haces, Juan? A ti es a quien busco.

Estoy aquí para cuidar este lugar y para sostener el mundo y evitar que se desplome. ¿No ves que aquí vivo?, ya hasta mi miarda se ha secado. Cualquier persona que venga aquí a hacer su voluntad le puede ir mal, pues para eso me han dejado una campana para jalar en caso de que alguien intente causarme daño, así que yo no soy tu fugitivo. A mí hace muchos años que Dios me encomendó cuidar este mundo. Mira, si retiro mis manos que lo sostienen, el mundo se derrumba -dijo Juan.

Quitó sus manos Juan y la sascabera comenzó a derrumbarse pero la sostuvo rápido, luego le dijo al viejo coyote:


-¿Aceptas hacerme un favor? ¿Podrías sostener con las manos un rato este firmamento mientras voy a comer? No he comido desde hace varios días.

Y contestó el viejo coyote:

-Te puedo hacer el favor si no tardas mucho, pero cuidado y me engañes otra vez, pues tú eres mi fugitivo y sólo quieres volver a engañarme.

-No, yo no soy. A mí Dios me ha puesto en este lugar -dijo Juan.

Entonces el viejo coyote sospechó que lo iban a engañar nuevamente, sin embargo, sostuvo la sascabera con las manos. Juan le dijo después:

-Si ves que me tardo mucho en regresar, jalas la campanita que está junto a ti para que yo vuelva enseguida.

Pues bien, el viejo coyote se esforzó en sostener la sascabera, pero se fastidió de esperar a Juan jaló entonces la campanita, como le habían dicho, y cayó sobre él un panal de avispas, curtiéndolo con las picaduras. El pobre coyote salió corriendo de la sascabera, luego dijo:

-Eh, este Juan ya me ha engañado mucho, lo pescaré para comer.

Siguió el rastro de Juan. Caminaba cuando de pronto lo vio en una gran explanada de tierra colorada, tenía una gran cuerda con la que estaba jugando.

-Juan, tú eres mi prófugo -le dijo el coyote.

-Yo no soy. Yo tengo sostenida la cuerda del cielo para que no se caiga; si la llego a soltar, ¡hay Dios!, se acaba el mundo. Espera y verás qué bonita es la cuerda que tengo agarrada.

Entonces Juan saltaba alto y le decía:


-Encógete cuerda del cielo. Encógete cuerda del cielo. Estírate cuerda del cielo. Estírate cuerda del cielo -y volvía a bajar.

Juan. Y Juan estaba viendo cómo engañarlo otra vez, entonces le dijo:


-Si agarras esta cuerda del cielo, verás qué bonita es.

Y el coyote sólo le decía a Juan.

-Juan, te voy a comer, tú eres mi fugitivo, ya me has engañado mucho.

-Si de veras quieres comerme, cómeme, pero se acaba el mundo. ¿No ves que tengo en mis manos la cuerda del cielo? Sosténla un rato, pero no olvides repetir lo que te voy a decir.

Como vio el coyote que la cuerda era muy bonita, la agarró y comenzó a decir mientras se elevaba:

-Encógete cuerda del cielo. Encógete cuerda del cielo

Luego comenzó a repetir mientras bajaba:

-Estírate cuerda del cielo. Estírate cuerda del cielo.

Eso estaba diciendo hasta que se le olvidó decirlo como le habían dicho y comenzó a repetir: Encógete cuerda del cielo..., hasta que ésta encogió tanto que se reventó, y el viejo coyote cayó al suelo desmayado. Cuando volvió en sí, dijo:

-¡Este Juan!, ya se propasó engañándome. Ahora sí me lo voy a comer -dijo el viejo coyote.

Pues bien, comenzó a seguir el rastro de Juan. Mientras tanto, Juan se había ido a una sabana. Al llegar bajó diez racimos de cocoyol y los comenzó a partir para comérselos. Estaba distraído comiendo los cocoyoles, cuando de repente vio aparecer al coyote.

-Juan, a ti es a quien persigo -le dijo el coyote.

-¡Pero cómo va a ser! A mí me dejaron aquí para partir todo el cocoyol de esta sabana. Dios me ha puesto para cuidarla -le contestó el conejo

Juan agarraba el cocoyol, lo ponía entre sus piernas y lo partía, luego le comía el meollo.

-Juan, ¿qué es eso que comes? -le preguntó el viejo coyote.

-No lo estás viendo, esto que como son mis huevos. Si hicieras lo mismo que estoy haciendo, sabrías qué buenos están, tus huevos son grandotes por eso deben estar más sabrosos -le dijo Juan al pobre coyote.

El coyote sólo escuchaba lo que Juan le decía. Estaba esperando ver cómo lo iba a engañar. Sin embargo, quería ver lo que estaba hacía el conejo. Entonces el coyote se comenzó a acercar poco a poco hasta donde Juan estaba para observar lo que hacía. Juan agarraba el cocoyol, lo colocaba entre sus piernas, lo partía y se comía el meollo. Entonces Juan le dijo al coyote:

-Toma, prueba el meollo de mis huevos para que sientas que sabroso está.

El coyote lo agarró y se lo comió. Al comerlo lo sintió bueno. Juan, al ver que ya casi lo lograba engañar, le dijo:


-Si quieres, hazlo también así.

Como el coyote pensó que esta vez Juan no lo estaba engañando, se acercó y se sentó sobre una piedra; luego agarró el cocoyol y lo empezó a partir. Entonces Juan le dijo:

-No es eso lo que debes partir, el meollo de tus huevos son más sabrosos y eso tienes que partir.

En medio del engaño, el coyote sacó sus testículos, los asentó sobre la piedra y de un golpe los aplastó; el viejo comenzó a convulsionarse de tanto dolor, se estaba muriendo. Al poco rato, el coyote ya se había muerto.

Cuando vio Juan que el coyote ya había muerto, se echó a correr. Aplaudía de alegría por lo que le había hecho al pobre coyote. Cuando pasé por allí, estaba sentado Juan muy contento porque había acabado con el viejo coyote.





Regresar
  Universidad Autnoma de Yucatn
Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi"
Unidad de Ciencias Sociales
Dirección General de Desarrollo Académico